viernes, 30 de octubre de 2009

HOMENAJE A GUILLERMO


Guillermo García Jiménez, nació en Alcalá de los Gazules unos años antes de la trágica guerra civil que sembró de odio y sufrimiento a tantos españoles.

Su madre fue fusilada injustamente por no revelar el paradero de su hijo mayor ( hermano de Guillermo). Su padre fue encarcelado durante muchos años y su hermano estuvo toda la vida exiliado en Argentina.

Guillermo , con ocho años, quedó completamente solo y aunque podía haber sido un delincuente, cuentan que siempre llevaba un libro debajo del brazo.Se ganaba la vida dando clases por los cortijos a los hijos de los campesinos a cambio de la comida.

Autodidacta, toda su vida la dedicó al mundo de la cultura y murió habiendo publicado seis libros.

Tuvo grandes amigos de todas las escalas sociales ( nunca hizo distinciones) y jamás le escuché una palabra de rencor ni odio hacia nadie. Fue un gran demócrata,solidario convencido y muy tolerante.

Hace seis años que se marchó, suavemente, sin ninguna protesta y sus cenizas descansan bajo un árbol, donde jugaba de niño, en su pueblo.

Hemos querido regalarle a nuestro grupo de Hábitos de vida saludable su último libro : "Memorias de un liberal romántico", como homenaje a su recuerdo.

Fue un ejemplo para todo el que le conoció,cumplió a la perfección su papel en este mundo recogiendo la cosecha que el sembró, pero lo mejor de todo es que Guillermo fue mi padre.



3 comentarios:

  1. Muy bonito hermano, estoy segura que si puede ahora ver esto desde donde esté, además de volver a sentirse orgulloso de ti (como ya lo estaba) se sentirá muy contento de que sus memorias estén en manos de esas personas que valorarán su vida como él merecía.Gracias a todos/as y a ti un besazo.

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena por el padre que tuviste y me gustaria tener su libro.
    El video de la playa, el desayuno y el paseo espero no perdérmelo para la próxima

    ResponderEliminar
  3. Corroboro todo lo aquí expuesto sencillamente porque tuve la suerte de conocerlo y vivirlo. Puedo decir que aparte de ser mi tío fue un gran amigo en mi niñez y tengo en mi memoria recuerdos imborrables, momentos maravillosos de los que siempre me sentiré orgulloso de haber sido su sobrino.
    Recuerdo un montón de Domingos por la mañana cuando nos íbamos a su dormitorio, donde nos relataba innumerables cuentos y chascarrillos, incluso llegamos a crear una familia ficticia llamada "La familia Tribulete" que no era otra que la nuestra, donde los personajes éramos nosotros mismos y nos envolvía en una trama de aventuras inigualables, con una imaginación envidiable.
    Autodidacta, y sin tener nada que envidiar a cualquier licenciado, literato nato, he tenido la satisfacción de leer alguna de sus obras y de verdad os digo que Góngora se quedaba a la altura de betún.
    Tito Guillermo donde quiera que estés y desde este medio tengo que decirte que te he querido y que te sigo queriendo, dale un beso a mi Pepa si la ves por ahí.
    Gracias Paco por este merecido homenaje.
    Besos

    ResponderEliminar